La pandemia silenciosa: Según el CDC los asintomáticos transmiten el virus en más del 50% de los casos

HomeFREND™ SystemLa pandemia silenciosa: Según el CDC los asintomáticos transmiten el virus en más del 50% de los casos

Según un modelo matemático desarrollado por el CDC (Centro de Control de Enfermedades en inglés) en USA y publicado en la revista científica JAMA, los asintomáticos transmiten el virus en más del 50% de los contagios de la Covid-19, lo cual indicaría que el cribaje en la población es determinante para conocer los casos reales de personas contagiadoras ya que tenemos la tecnología suficiente para detectar la fase de contagio, de enfermedad, remisión y demás, mediante un test serológico cuantitativo que nos desvela la cantidad de IgM que nuestro organismo desarrolla en fase inicial y aguda de la enfermedad.

Es cierto que el cribaje o realización de este tipo de test a toda la población es una tarea ardua, pero que sin duda costaría mucho menos que lo que está costando a la Sanidad mantener el actual nivel asistencial, sin mencionar el coste en vidas humanas que según la prestigiosa Universidad Johns Hopkins supera los 2,7 millones de personas en todo el mundo a día de hoy; cifra seguro muy por debajo de la realidad porque ha ido cambiando el criterio de contaje hasta que se ha establecido el actual.

 

¿Entonces cómo solucionamos el desaguisado?

 

La fórmula milagrosa no existe, pero como toda fórmula ya tiene ingredientes que podemos emplear y son los siguientes:

  1. Uso de mascarilla siempre y concretamente una FFP2 de calidad que nos permite respirar mucho mejor y estar protegidos a la vez.
  2. Distanciamiento social en el día a día porque en reuniones privadas es prácticamente imposible..
  3. Evitar tocar todo aquello que no sea necesario y mantener una higiene óptima en las manos.
  4. Concienciación para la realización de test antes de reuniones privadas, reuniones o eventos empresariales para la creación de una “Burbuja Sanitaria Virtual” que nos permitirá a los que estamos dentro disfrutar con total tranquilidad de dicho encuentro, ya que en algún momento nos quitaremos la mascarilla para comer o beber y ahí es cuando las gotas de Flugge (transmisoras invisibles del virus) generan los contagios masivos.

 

Desde el punto 1 al 3 no hay duda que los hábitos de la población han evolucionado de forma considerable, pero nuestro “caballo de batalla” sigue siendo el punto 4, debido a la dificultad para poder acceder a test de antígenos rápidos y económicos, pero sobre todo a la NO concienciación dentro de una gran capa de la población de lo grave y seria que es esta enfermedad. A día de hoy sabemos que la mayoría de los contagios se producen por la imprudencia de la gente de puertas para adentro de sus viviendas y eso ha quedado ampliamente demostrado con las olas después de Verano, Navidad, Semana Santa, puentes y demás.

Finalmente, si fuésemos capaces de concienciarnos de que debemos “ir limpios” a reuniones privadas, se solucionarían la mayoría de los problemas. Asimismo, la inmunidad progresiva que irán aportando las vacunas (no perder de vista las diversas cepas del virus que pueden retrasar la inmunidad de rebaño) debería mejorar el panorama actual, pero recordemos que la vacuna puede hacer su trabajo, aunque si el virus cambia la vacuna tendrá un efecto desconocido. En resumen, lo único que nosotros podemos controlar es la responsabilidad de puertas para dentro. Hagámoslo.

FUENTE: https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2774707?utm_source=For_The_Media&utm_medium=referral&utm_campaign=ftm_links&utm_term=010721

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?