No vendemos aparatología médico estética, sino negocios que perduran en el tiempo

HomeNoticias económicas destacadasNo vendemos aparatología médico estética, sino negocios que perduran en el tiempo

Con el paso de los años (más de 20 gestionando negocios y nuevos proyectos) empiezas a entender que lo importante para nuestro cliente objetivo no es adquirir un activo, en este caso una IPL, un Láser, una onda de choque, etc.; sino lo que realmente quieren es una “unidad de negocio”, pero la mayoría no lo saben o desconocen cómo identificar lo que realmente hará que su perspectiva empresarial y económica cambie en el corto plazo a un escenario con grandes perspectivas económicas y de marca.

 

¿Qué importa más, el dinero o la marca?

Para nosotros, sin duda lo segundo y es lo que en nuestro sistema de ventas obligamos a que nuestros clientes entiendan y posteriormente, adopten. En España, el concepto “marca” está limitado a grandes empresas que pueden permitirse cifras astronómicas en su partida de marketing; no obstante, todo está cambiando muy rápido a golpe de pandemias y de crisis inmobiliarias hasta el punto de que se está instaurando en la mente del empresario y del consumidor una cautela que va a ser perenne porque sabemos que antes o después aparecerá un cisne negro que, por uno u otro motivo, lastrará nuestra economía. Esa tormenta perfecta o acontecimiento apocalíptico económico que arrasará con nuestro bienestar y sobre todo con nuestra seguridad tiene que estar controlada y tenemos que estar preparados para ella. Pues bien, nosotros tenemos el búnker y el escudo para que eso no afecte a nuestros clientes mediante un innovador sistema de negocio en el que la marca se consigue con inversiones infinitamente menores que en el pasado y que genera unos rendimientos económicos inmediatos y amortizaciones cortas.

 

¿Cuál es el gran error del sector de la medicina estética?

Tras haber tenido el placer de entrevsitarme con los médicos y asociaciones más prestigiosas del país me he dado cuenta que en la mayoría de los casos hacen lo urgente, olvidándose de hacer lo necesario. Esto podría hacernos pensar que el sector está en crisis, pero no y nada más lejos de la realidad ya que gracias a la pandemia las arcas de la medicina están mejor que nunca.

Hay dos tipos de médicos estéticos, los que piensan como médicos y los que piensan como empresarios. Los primeros llevan a cabo interminables jornadas de trabajo no exentas de grandes riesgos derivados de intervenciones directas mediante cirugía y los segundos son gestores de un negocio en el que proprocionan su experiencia, su sabiduría y su “marca” con el fin de atraer talento a sus clínicas para que haga un trabajo que permita crecer rápidamente ese negocio (esa marca). Me sorprendió averiguar que una gran parte de los profesionales más reconocidos son esclavos de sus trabajos cuando precisamente su “marca” les permitiría no serlo y ahí es donde entra en juego el concepto “specialistmaker” que no es otra cosa que convertir en especialista a esos talentos que nuestra “marca” atrae.

 

En conclusión, el éxito no se basa en trabajar muchas horas sino en trabajar de forma productiva haciendo crecer el valor de nuestra marca para atraer talento que se conviertan en especialistas de todo lo que el “specialistmaker” solo podría ser aprendiz en caso de no usar el concepto de ESPECIALISTA EN…

 

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?