“El especialista” y la conversión de talento en marca y beneficios para nuestra clínica

HomeNoticias económicas destacadas“El especialista” y la conversión de talento en marca y beneficios para nuestra clínica

Cuando oímos hablar de un médico todos pensamos en una persona con una capacidad intelectual reseñable, con unas dotes humanas incuestionables y con una profesionalidad a prueba de toda duda. Todo esto es cierto, pero para el médico eso es solo la punta del iceberg porque es el resultado de una serie de premisas desconocidas para la mayoría y que son la base de una praxis correcta. Muchas veces los árboles no nos permiten ver el bosque…

 

¿Por qué un médico estético empresario es mejor que un médico estético esclavo?

Aclaremos los conceptos: El médico empresario es aquel que ejerciendo la profesión piensa y actúa como un empresario y el médico esclavo es el que se esfuerza por seguir una agenda terriblemente apretada y que humanamente, y esto es una opinión basada en muchas charlas con ellos, está sobrepasado, siendo una bomba de relojería a nivel productivo. Una vez aclarada la diferencia analicemos los ingredientes para mejorar la productividad:

  1. Para crecer hay que atraer talento, es decir, atraer a personal que aprenda nuestro “know-how” y al que únicamente tengamos que supervisar.
  2. Evitar a toda costa que nuestros clientes tomen el control de nuestro tiempo mediante la frase: “yo solo quiero que me toquen tus manos”. Esto que puede parecer un elogio no es otra cosa que un caramelo envenenado para nuestro tiempo y para el devenir de nuestro negocio.
  3. Las premisas del primer párrafo indican que nuestra marca (es decir, nuestro trabajo es incuestionable y de gran calidad) es de primer nivel. Debemos usar todo esto no solo para atraer clientes sino para atraer talento que nos ayude a no ser el epicentro de nuestro negocio. Tendemos equivocadamente a usar nuestra “marca” para atraer clientes, cuando lo ideal es reforzar la pirámide del talento de nuestra clínica.
  4. ·“El concepto especialista”:  para evitar el punto dos, tenemos que tener muy presente el punto tres, ya que nos permite acceder a grandes profesionales que trabajen con nosotros y formarlos en áreas determinantes, innovadores y demandadas por nuestros pacientes. En este momento, ya tenemos a los especialistas que nuestros pacientes deben entender que lo harán mejor que nosotros porque para eso son especialistas en ese área o materia. Así evitamos el chantaje emocional de nuestros pacientes. Como conclusión todo esto hace que nuestra marca se refuerce, diversificándose y dando lugar a una imagen de solidez y crecimiento de cara a nuestros pacientes.
  5. Buscar un “freelance” especialista en marketing y redes sociales para tener presencia en internet. La “masificación” del sector médico estético que trae consigo una gran oferta de servicios hace que el antiguo concepto del boca-oreja ya no se suficiente y es imprescindible estar muy bien posicionados en internet (en un capitulo hablaremos exclusivamente de esto) . A día de hoy hay muchísimos jóvenes con un gran potencial que están dispuestos a emprender un camino junto a nosotros atraídos, una vez más, por nuestra marca. Ahora el talento que atraemos empieza a diversificarse y hace que nuestra clínica mejore día a día.
  6. “El concepto embajador/a”: una parte imprescindible de nuestro trabajo se basa en el uso de aparatología médico estética y los fabricantes y distribuidores estamos muy interesados en que médicos estéticos con marca y renombre prueben, abanderen y opinen de nuestros equipos. Esto nos permite que el Dpto. de I+D de nuestra clínica se base en la necesidad de otros y nos beneficie sin esfuerzo alguno, aparte del de probar diversos equipos y encima cobrar por ello a nuestros pacientes. La ecuación riesgo/rentabilidad ahora es excelente.

 

¿Cirugía o aparatología?

Si tuviera que contestar a esta pregunta en base a mi experiencia y en muchísimas conversaciones con médicos estéticos y profesionales del sector, diría que la cirugía está dando paso al uso de máquinas que debido a su gran desarrollo tecnológico nos permiten realizar gran cantidad de tareas que antes estaban circunscritas a intervenciones quirúrgicas, sobre todo en áreas como el rejuvenecimiento facial o la remodelación corporal. Más adelante explicaremos de forma concreta todo esto. Por otro lado la cirugía es propia del “médico esclavo” porque todo el peso y el tiempo de trabajo recae en la misma persona y así no se crece por mucho que queramos engañarnos a nosotros mismos de que nuestras manos son mejores que cualquier máquina. Puede ser que sí en algunos casos, pero la tecnología avanza rápidamente y el concepto de intervencionismo está quedando relegado a inyecciones e implantes. El sector vira de forma definitiva hacia la aparatología y cada vez menos hacia la cirugía.

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?