“Mi experiencia con OGS Medical: Criolipolisis”

HomeAparatología médico estética“Mi experiencia con OGS Medical: Criolipolisis”

La experiencia de Ana, clienta de OGS Medical, fue elegida para ser publicada tras el reto ‘Mi remodelación corporal en Medicina Estética” para dar una visión cercana y original de los tratamientos médico estéticos.

 

“Voy a dedicar unas líneas a contar mi experiencia con la transformación corporal o al menos con el intento de conseguirlo. Tengo 40 años, una silueta reloj de arena, algo de tendencia al sobrepeso (en cuanto me descuido un poco, se nota) y sobre todo, mucha celulitis. Celulitis del tipo 3 y 4, es decir el más alto grado.

Por ello y porque soy una persona a la que le gusta sentirse bien consigo misma, me he esforzado durante los últimos 20 años en tratar de combatirla. He invertido mucho dinero en cremas y tratamientos, demasiado tiempo y energía que no me aportaron cambios significativos.  

Hasta que cuando cumplí 29 decidí pasar por quirófano para hacerme una liposucción y acabar de una vez por todas con la piel de naranja y el exceso de grasa que en mi caso se concentraba en las cartucheras, estaba cansada de que los tratamientos corporales  no produjeran cambios relevantes y tengo que decir que la lipo cumplió su papel, mi silueta mejoró en tiempo record aunque con peaje:  cuerpo amoratado durante meses, poca sensibilidad en la piel e incisiones que no cesaban de drenar.  Demasiado invasivo y demasiado doloroso para ser un tratamiento puramente estético, pensé.

Luego llegaron tres niños, estrés y poco tiempo para cuidarme, por lo que mi amiga la celulitis volvió y comencé a volver a invertir en tratamientos que me resolvían poco hasta que buscando otras soluciones averigüé que había un paso intermedio entre los centros estéticos y la cirugía estética, y así fue como empecé a investigar sobre las clínicas médico estéticas.

La elegida fue OGS Medical (En Estepona) y allí fui. Un equipo formado por médicos estéticos, enfermeras estéticas y personal especializado en estética avanzada avalaban mi decisión, así como una investigación en sus tratamientos con aparatología avanzada.

Muy amablemente me exploraron y me recomendaron un tratamiento de criolipólisis. Silvia, que es la dueña y según he ido averiguando, una gran profesional me comentó que no esperase irme a casa con dos tallas menos esa tarde, ya que la destrucción de la grasa que se trata con la criolipólisis se desprende del cuerpo a través de las heces de una manera constante en las semanas siguientes a la primera sesión del tratamiento. Me pareció un argumento lógico y decidí apostar.

Decidieron que mi tratamiento constaría principalmente de crioterapia con el equipo más avanzado del mercado, es decir alta tecnología para combatir la celulitis. Y yo que siempre apuesto por la ciencia, me sonó genial.

Realizaron una planificación de tratamientos a medio y largo plazo, y comenzamos con las sesiones:

En la primera sesión utilizó la criolipólisis SB2M, la cual expone al cuerpo a una temperatura que puede llegar hasta  los -5 ºC de forma segura. El frío congela el agua que se encuentra en el interior del adipocito y consigue un efecto llamado apoptosis, es decir, la autodestrucción del adipocito. La célula grasa se destruye gracias a este efecto y el contenido de esa célula se elimina de forma progresiva en el transcurso de al menos un mes y de forma natural a través de las heces, evitando que pueda crear flacidez y nuevos adipocitos en la zona.

Me llamó la atención que los manípulos fueran enormes y me cogieran literalmente toda la parte de “la banana” es decir, debajo del glúteo y cartuchera. Me colocó uno en cada pierna para realizar una congelación por succión. 

Además sacó dos manípulos extras del mismo aparato y me preguntó si prefería usarlos en en brazos o abdomen, se trataba manípulos que mientras te hacían la crío, también te electroestimulaban. Por lo que acabé con 4 manípulos a la vez trabajando mi cuerpo. 

La sensación que tuve fue precisamente, de que mi cuerpo estaba siendo trabajado, no percibía la bajada localizada de temperatura de forma exagerada, era en cierto modo agradable y como sabía que estaba con la máquina más potente del mercado en criolipólisis (y que eso tiene connotaciones), disfruté el momento. De hecho, es quizás el tratamiento qué más me ha gustado de los tropecientos mil que me he hecho, así que salí de ahí con un estado de bienestar que fue in crescendo cuando a lo largo de las semanas comencé a ver como mi celulitis iba mejorando sin hacer absolutamente nada más (me pilló el verano y a la falta de tiempo se sumaron los excesos, ya sabéis…).

En la 2ª sesión volvió a hacerme la criolipólisis y me comentó que tenía un manípulo especial para papada, que decidimos no usarlo de momento para focalizarnos en mi objetivo principal (aunque yo lo fiché para el futuro). De esta segunda sesión, salí con la sensación de una piel más firme. Le comenté a Silvia que llevaba un par de semanas con las heces más blandas y con un color más amarillento, ella sonriente me dijo que la crio estaba funcionando al 100% con una sola sesión así que me sentí encantada, y por fin satisfecha con un tratamiento médico estético. Esta vez le pedí que me pusiera la crio con electroestimulación en la zona pliegues axilares para las mollitas de la espalda alta, y tengo que decir que me producían unas cosquillas fuertes, aptos solo para los no muy cosquilleros…

Después de la criolipólisis, me puso las botas de la presoterapia para ayudar a drenar y eliminar esa grasa así como la retención de líquidos. Conseguí relajarme y salí de la clínica con una sensación de piernas ligeras alucinante.

En la 3º sesión, utilizaron primero la criolipólisis SB2M y después unas ondas de choque que trabajan la flacidez estimulando el colágeno y la elastina.  Tengo que decir que el sonido de las ondas, casi despiertan a mi bebé de lo intensas que eran (de nuevo una pedazo de aparatología), lo menciono porque en OGS Medical  tuvieron la santa paciencia de tratarme muchas sesiones con mis hijos mirando ¡Gracias de nuevo equipo! 

En esta sesión terminamos con la presoterapia de nuevo para abrir los vasos linfáticos y drenar.

En la 4º sesión,  mis cartucheras y mis piernas ya habían cambiado considerablemente y esta vez Silvia decidió agregar al tratamiento un equipo de Láser Led con quemador de grasa localizada, después las ondas de choque y por último, me aplicó un gel termo-activo que dejó actuar mientras hacíamos la presoterapia con una sensación muy potente de fuente de calor. Además, me ofreció un té lipolítico quemador de grasa. ¡Un gran día!

Y en la 5º sesión volvimos a la criolipolisis SB2M, aunque después de esta me realizó unas pequeñas inyecciones de mesoterapia específica para drenar y eliminar grasa con Carnitina, la sensación fue algo más intensa pero llegado a este momento del tratamiento, no iba a parar. Así que agradecí su compromiso con mi objetivo.

Con todo esto, y en solo 5 sesiones,  he conseguido los resultados más potentes y significativos de mi experiencia en remodelación corporal sin cirugía y así pienso involucrarlo en mi rutina de belleza permanente. 

¡Y esta ha sido mi experiencia! Espero que pueda ayudar a las personas que anden desorientadas en esta disciplina como andaba yo. Gracias de nuevo a OGS medical por la involucración y por ayudarme a conseguir mi remodelación.”

 

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?