IPL vs. Láser: Más allá de la depilación (parte I)

HomeComunicación EISSEIIPL vs. Láser: Más allá de la depilación (parte I)

Vamos a desgranar desde su origen físico (concepto de luz) la diferencia entre los dos procedimientos de entrega de energía lumínica más importantes para tratamientos médico estéticos que al final se transforma en calor. Pasemos a las definiciones:

LÁSER: Del acrónimo inglés LASER, Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation; Luz amplificada por emisión de radiación estimulada) es un dispositivo que utiliza un efecto de la mecánica cuántica, la emisión inducida o estimulada, para generar un haz de luz coherente tanto espacial como temporalmente. La coherencia espacial se corresponde con la capacidad de un haz para permanecer con un pequeño tamaño al transmitirse por el vacío en largas distancias y la coherencia temporal se relaciona con la capacidad para concentrar la emisión en un rango espectral muy estrecho. En definitiva energía concentrada en un punto muy pequeño y cuya intensidad no varía, asegurando un rango de emisión estable.

IPL: Del acrónimo inglés Intense Pulsed Light es una clase de lámpara especial, la cual no tiene la capacidad del láser de ser coherente y desplazarse en la misma dirección y amplitud. La luz pulsada intensa genera una fuente de luz policromática de alta intensidad, con un espectro de luz entre 515 nm y 1.200 nm, se utiliza aplicando diversos filtros que ayudan a utilizar una cierta forma de onda específica.

 

¿Cuáles son las diferencias más importantes a nivel terapéutico?

  1. El Láser produce una luz de un color determinado en función de la longitud de onda y cada color luz se utiliza para conseguir un resultado determinado y un tratamiento determinado, de esta manera la IPL nos permite realizar los mismos tratamientos que con varios Láser de diferentes longitudes de onda. Es por tanto, un producto mucho más versátil porque con un único dispositivo de gran calidad podemos sustituir los láseres aunque con matizaciones.
  2. Trabajar con Láser es más caro y menos versátil que trabajar con los modernos equipos de IPL. No es lo mismo cambiar de máquina para realizar un tratamiento que cambiar de filtro en la misma máquina (IPL).
  3. El Láser duele más que la Luz Pulsada.
  4. La relación sesiones / resultado: Según nuestra experiencia con la IPL podemos obtener los mismos resultados que con el Láser, pero al ser este último una tecnología más implantada desde antes de la aparición de la IPL existen muchas más máquinas (carísimas) en el mercado y hay que amortizarlas; de ahí que se usen mucho para tratamientos rápidos y con fuertes efectos secundarios en la piel (quemaduras), pero muy efectivos en el corto plazo. La reflexión en este punto se establece si a día de hoy la IPL de última generación está cerca a nivel de potencia que su competidor y la respuesta es que sí. Nosotros creemos que hay que minimizar riesgos, abaratar precios y hacer que los días postratamiento sean cómodos para los pacientes aunque en lugar de 1 o 2 sesiones hagan falta 3 o 4. No olvidemos que muchas veces la inercia en el uso de un sistema hace que otro más evolucionado tarde más en implantarse como alternativa única o prioritaria.
  5. Desde un punto de vista sanitario y de marketing prefiero que un paciente sufra lo menos posible y que me visite más veces porque en definitiva, nos convertiremos en sus asesores médico estéticos mediante la fidelización, el buen trato y por supuesto, los resultados.

 

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología, y cito textualmente:

Los sistemas de luz pulsada intensa han evolucionado desde su introducción en la medicina hace 20 años. La luz pulsada consiste en una energía lumínica policromática, no coherente y no colimada que abarca varias longitudes de onda pudiendo actuar sobre diferentes cromóforos. Este hecho permite una gran versatilidad, pudiendo tratar diferentes enfermedades, desde lesiones pigmentadas o vasculares hasta fotodepilación y fotorrejuvenecimiento, con una alta tasa de cobertura de la piel gracias al gran tamaño del haz. Al tratarse de sistemas no ablativos resulta una opción en auge actualmente, ya que los pacientes no están dispuestos a asumir los efectos secundarios de otros procedimientos que además requieren tiempos prolongados de ausencia de la vida laboral y social. Su eficacia es similar en muchos casos a los tratamientos con láser. El abanico de posibilidades y aplicaciones se incrementará en los próximos años gracias a esa gran versatilidad junto a la comodidad y seguridad.

 

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?