IPL vs. Láser: Más allá de la depilación (parte II)

HomeComunicación EISSEIIPL vs. Láser: Más allá de la depilación (parte II)

Longitud de onda e implicaciones terapéuticas

Hasta ahora hemos visto el espectro de luz en el que trabajan los equipos de Láser e IPL. Las longitudes principales de onda con las que se trabaja son las siguientes, pero más abajo afinaremos en los tratamientos por Láser e IPL:

  • Láser de rubí con 694 nm de longitud de onda.
  • Láser de alejandrita con 755 nm de longitud de onda.
  • Láser de diodo con 810 nm de longitud de onda.
  • Láser de neodimio-Yag con 1064 nm de longitud de onda.
  • Láser de diodo LED con 780-850 nm de longitud de onda.
  •  Luz pulsada intensa (IPL): emiten luz con longitud de onda entre 400 y 1200 nm. Mediante filtros se selecciona el espectro mas adecuado en función del tratamiento que queramos realizar. Analizaremos más adelante cómo funcionan y qué longitudes de onda nos permiten usar.

 

¿Qué longitudes de onda se necesitan para realizar los distintos tratamientos basados en energía lumínica?

La longitud de onda de la luz terapéutica se encuentra dentro del espectro visible (entre 380 y 750 nm) e infrarrojo por encima de 750 nm, es decir, podemos ver un color en el caso de espectro visible y sobre esos parámetros analizaremos los tratamientos que se pueden realizar.

  • Luz morada (400-450 nm): tratamiento del acné por su efecto bactericida.
  • Luz azul (450-495 nm): favorece la renovación celular y por tanto, la producción de colágeno y elastina. Produce una disminución del tamaño del poro en piel con poro dilatado. También tiene efecto antiinflamatorio y bactericida. Es una franja de luz muy completa.
  • Luz verde (495-570 nm): Fotorrejuvenecimiento e iguala el tono de la piel.
  • Luz amarilla (570-590 nm): Telangiectasias superficiales faciales.
  • Luz roja (620-750 nm): Fuerte efecto de rejuvenecimiento, cierre de poros dilatados y unificación del tono de piel.  Además, favorece la producción de colágeno y elastina, además de un importante efecto antiinflamatorio.
  • Longitud de onda de 600-660 nm: Ideal para eliminar tejido cicatricial superficial (queloide) y quemaduras. Esta longitud de onda se transfiere a la corriente sanguínea y se está valorando su efecto curativo a distancia usando la sangre como vector de transporte. Se usa para tratar la raíz del nervio, acupuntura y los puntos gatillo del dolor.
  • Emisor de Luz infrarroja con longitud de onda de 800 nm: Ideal para tratamientos profundos porque no son absorbidos rápidamente por el agua o la Hemoglobina del cuerpo.
  • Láser 418, 542 y 577 nm / Láser 800 a 1200 nm: Lesiones vasculares, incluyendo malformaciones capilares, Hemangiomas, Lagos venosos, Telangiectasias y Granuloma Piogénico.
  • Láser Diodo (800-850 nm con pico en 810 nm): Se corresponde con la mayoría de los láseres del mercado y se usa por su gran efecto regenerador del tejido dañado.
  • Láser Neodimio:Yag 1064 nm: Perfecto para la eliminación de tatuajes. En breve hablaremos de una nueva plataforma que incorpora este Láser que además permite tratar vasos sanguíneos de hasta 4 mm de grosor, Puntos Rubí, Hemangiomas azulados, Telagiectasias profundas, Lagos venosos y depilación. Es un Láser muy versátil sobre el que hablaremos de forma particular.
  • Láser ablativo CO2 10600 nm: “Gold Standart” para fotorrejuvenecimiento profundo, tumores cutáneos benignos y Rinofima siempre bajo supervisión dermatológica.
  • La longitud de onda ideal: 800 a 860nm porque transfiere la energía de forma excelente, interacciona con la célula para su estimulación y además tiene una absorción baja.

 

Mucha información que procesar y que tendremos la oportunidad de ir disgregando en próximos post ya que los tratamientos médico estéticos mediante el uso de energía lumínica son, a día de hoy, los más frecuentes y efectivos para tratamientos faciales.

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?