CASO 1: ¡ME VAS A REGALAR 300.000 EUROS POR AÑO Y ENCIMA ME DARÁS LAS GRACIAS!

HomeComunicación EISSEICASO 1: ¡ME VAS A REGALAR 300.000 EUROS POR AÑO Y ENCIMA ME DARÁS LAS GRACIAS!

Antes de nada mi agradecimiento a esta alma caritativa que después de trabajar muchos años en su negocio y de ganar para vivir es capaz de regalarme lo que explico en el título.

En los próximos días y semanas escribiré acerca de una situación muy común que llamo la “ceguera crónica que evita que ganes dinero aunque lo tengas delante”. En Eissei tenemos la suerte de que gracias al planteamiento de nuestra empresa cada mes acuden docenas de empresas con la esperanza de encontrar el paraíso económico cuando no son capaces de reconocer una palmera de ese paraíso. Esto ocurre porque Eissei no vende aparatología, sino soluciones con un garantía de éxito extraordinariamente elevada y es por eso que se nos presentan delante diversos tipos de potenciales clientes que se podrían clasificar en tres grandes grupos:

  1. El que busca el paraíso y no podría reconocer una palmera.
  2. Empresas del sector sanitario que desean diversificar su negocio y tampoco pueden ver la palmera.
  3. Empresas del sector sanitario y de la estética que ven la palmera, el oasis y están listos para ver el paraíso.

Estas tres tipologías de empresa son excelentes para Eissei porque el primer tipo es el que da título a este artículo, el segundo tipo es el mareador crónico que se ve a kilómetros de distancia y con el que solo hace falta una reunión para darse cuenta de su miopía, pero que te enseña mucho aunque te haga perder 2 horas. En tercer lugar, el cliente perfecto que aunque nos da más trabajo y nos permite ganar menos dinero es el que más satisfacciones nos reporta porque en esta vida el dinero es la consecuencia y no el motivo.

Obviamente no daré ningún dato que permita adivinar a quién me refiero, aunque seré lo suficientemente claro para que el que no ve la palmera sea el espejo de otros que puedan evitar esa miopía crónica en sus negocios y que existe en un porcentaje altísimo en la sociedad.

En España existen 35.000 centros de belleza de los cuales se consideran empresas un escaso 10%, debido a que los demás no dejan de ser autoempleos que van abriendo y cerrando cada 5 años con una probabilidad superior al 80%.

El caso que voy a exponer trata de un centro de belleza en una importante calle de lo que podríamos llamar uno de los 4 epicentros de la medicina estética en España. Antes de ir, realizo un pequeña prospección en Google y encuentro una fachada amplia y bonita con buenos acabados. Había tenido el gusto de conocer a la dueña unos días antes en uno de nuestros showroom. Os diré que al llegar encuentro a varias trabajadoras “haciendo uñas” y al fondo una peluquería con un único puesto ocupado. El espacio era diáfano y mostraba que en otro momento aquel negocio funcionaba de otra manera. Hoy factura una media de 20-30 euros por hora de trabajo y por supuesto, su ocupación no llega al mínimo exigible para considerarse empresa. Salgo a la calle a charlar con la dueña y me encuentro que la mitad del local está ocupado por un negocio que nada tiene que ver con la estética y mucho con las cañas y no precisamente las de pescar. El local principal llevará unos 15 o 20 años abierto y este anexo “cañero” desde que vino el Covid y no se le ocurrió otra cosa a la dueña que inventarse un desaguisado. Imaginaos mi sorpresa y la de muchos clientes al ver el panorama. Pues bien, esta persona estuvo durante mucho años pagando un alquiler importante para la zona y la ciudad y después de este tiempo decide comprar el local para ahora alquilarlo por la mitad del alquiler que pagaba antes desperdiciando imagen, prestigio y servicio (gran negocio, desde luego -modo ironía ON-).

Mi vena empresarial comienza a hincharse y trato de mantener la calma porque no entendía absolutamente nada ya que  según nuestra experiencia esos dos locales juntos (como hasta hace poco estaban) se pueden convertir en una unidad de negocio como clínica médico estética que con una pequeña reforma proporcionaría a la dueña un extraordinario beneficio mensual y ahí es cuando miro a la persona y me doy cuenta de que su mentalidad empresarial es nula y posee la miopía crónica e irreversible que jamás le permitirá ganar dinero.

Ante tanta sinrazón le ofrezco que nuestra empresa se quedaría con ese anexo innombrable pagándole un alquiler mucho más elevado y explotando nosotros todos esos clientes que ella tiene y que se van a gastar sus 300 euros / hora de tratamiento a la clínica estética de turno porque los servicios que este lugar proporciona ahora están a años luz de ese tipo de clientela que además me manifiesta que es mucha acumulada a lo largo de décadas y que la dejan pasar sin reaccionar ni hacer absolutamente nada para evitarlo. Tras hacer unos cálculos aproximados sacamos la conclusión de que obtendremos un beneficio mensual de unos 25.000 euros con el actual flujo de clientes de nuestra vecina y como contrapartida destinaremos menos de un 5% de la facturación a pagar ese alquiler y amortizar una pequeña obra en un espacio más o menos diáfano, a pie de calle y en una zona tranquila, con mucho paso y con gran facilidad para aparcar. ¿Quién da más?

No sé si Eissei tomará finalmente la decisión (probablemente sí) porque nuestro core business actual no es ese, pero quizás dentro de unos meses nos planteemos recoger todo ese dinero que se acumula en su puerta y que por razones de miopía empresarial ella no quiere recoger. Quería dejar por escrito esta experiencia porque nuestra labor como empresa que pretende cambiar el status quo es la de remover conciencias en base a contar nuestro día a día y ser el espejo de muchos miopes, convirtiéndonos en sus gafas empresariales.

No obstante, gracias a la protagonista de nuestra historia hemos reflexionado acerca del gran nicho que existe en un sector como es la estética y cuya transformación hacia la medicina estética es nuestro objetivo porque o evolucionas o desapareces y mucho más con las nuevas reglamentaciones que están siendo aprobadas en la UE.

El secreto de Eissei se basa exclusivamente en aprovechar el flujo de clientes que has creado con tu trabajo de lustros o décadas, si bien en el fondo de nuestros corazones nos gustaría que eso se quedase en tu bolsillo porque te lo has ganado. ¿Quieres que seamos tus gafas?

También te puede interesar

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?